Archivo para 10 diciembre 2010

Aprenderé de ti…

Hoy 10 de Diciembre quiero dedicarte un hermoso poema, que apesar de todo lo que hemos pasado en estos últimos días, te confieso que eres lo más hermoso que ha llegado a mi vida, el poema se llama “Aprenderé de ti”:

Dame tus manos y aprende a volar conmigo
Comparte tus sueños y llenarás mi mundo;
Deja que agrande tu alegría y mis lágrimas serán pequeñas,
Confía en mi sonrisa, que te entrega la vida entera;
Compartamos un mismo lenguaje, y hablemos sin decir palabra,
Intenta acercarte a mí cuando todos se hayan ido,
Deja que te roce el rostro, cuando tus derrotas se apoderen de tu vida.

Dame un motivo, para sentir orgullo desmedido,
Adopta mi postura, y hagamos sintonía por la vida;
Enséñame el rostro de la ternura compartida,
Abre tus miedos a mi mundo, y yo lucharé contra ellos;
Deja que lave tus dudas, y aprenderás a ver entre ellas,
Dame una sola duda, que yo seré juez pero no verdugo.

Deja que te llene el alma, te cantas de risas y alabanzas;
Comparte tu vida con la mía, y enséñame de lo que está hecha la vida,
Aprendamos a caminar juntos, y pondré mis hombros juntos a los tuyos,
Dime de qué está hecho el amor, y me dedicaré a predicarlo,
Dame tus sueños y horas, y dedícame la pasión de tu gloria;

Hazme entender que no es uno quien gana, sino dos que vencen y gozan,
Permíteme ser pilar en tus fracasos, y mano suave en las victorias,
Enseñemos con el ejemplo y la paciencia, pero practiquemos con nosotros primero
Ten ganas de enseñarme tu vida, y yo poco a poco te daré la mía;
Seamos uno en los momentos difíciles, y dos en los momentos de gloria;
Procuraré ser ejemplo de firmeza y miraré como haces tú la grandeza.

Seré tu amigo si me lo permites y tu mi vida si me lo pides,
Lavaré tus lágrimas cuando te creas perdida, y tomarás mis manos cuando sientas frío;
Sabré decir lo siento cuando me equivoque, y tu cariño cuando me sienta herido,
Trátame con delicadeza cuando miras al cielo, pero con miedo cuando ves al futuro,
Respetaré tus decisiones, y compartiré las consecuencias.

Seré quien te acompañe en cada etapa de tu vida
Quien te guía si te sientes perdida
Cuidaré de ti cuando estés dormida
Y te daré palabras sabias cuando te sientas confundida.

Seré quien necesitas cuando menos lo esperes
Y de quien enorgullecerse al estar conmigo.

Seré quien te diga cuando cometas errores
Pero también quien comparta tus múltiples logros.

Seré tu vida, tus sueños y tu compañero
Si tan solo tú al mirarte, sepas toda mi vida entera.

PD: Esto es lo que quiero ser para tí, pero tengo que  “aprender de ti” para lograrlo, espero que en algún futuro distante recuerdes estas bellas palabras, Te Quiero Mucho Mi niña bella… 😉